e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

sábado, 8 de noviembre de 2014

4ª Reunión GRUPO MADRID

Circulo Granjeño de Leganés

 Cónica de Antonio Estepa Romero

Rafael Vilas, Victoriano Castillejo, Consuelo, La Vicaria, Andrea, Antonio Estepa y Antonio Crespo.

      Con la puntualidad del AVE, Rafa Vilas nos estaba esperando en el coche. Cuando nos vio, salió del vehículo con la agilidad de un paquidermo (ya somos dos),  para abrazarnos. Carmen se había quedado en casa indispuesta.
        Salimos hacia Leganés. ¡Ahora, sí! El coche se deslizaba por la calzada como una falúa real por las aguas del Tajo a su paso por los Jardines del Príncipe de Aranjuez. ¡Daba gloria bendita, oye!
      Cuando llegamos, Vilas se puso en contacto con Castillejo para darle nuestras coordenadas. Habíamos errado en unos 400 metros. Victoriano y Consuelo ya venían a nuestro encuentro. De nuevo, encuentro emotivo.
      De camino hacía el Círculo Granjeño, Victoriano me iba comentando entre risas que los “wasas” eran de locos. O leías los tres millones o no te enterabas de ná.  En la puerta del Círculo nos esperaba Antonio Crespo, sin Cari que estaba atendiendo a la abuela. Nos acomodamos en una mesa y empezó la velada. La noche prometía. Como siempre estuvimos alternando recuerdos con vivencias actuales. Una mezcla de sentimientos compartidos que nos va calando y uniendo poco a poco de nuevo nuestras vidas. Momentos de amistad que nos salen a borbotones y que estamos impregnando a nuestras mujeres. Daba alegría ver a Consuelo y Andrea dialogando como si se conociesen de toda la vida.
        Entre comentarios, anécdotas, etc., Rafa se dejó caer con dos chistes de antología. Llevaba tiempo que no me reía tanto escuchando un chiste. No he visto a nadie interpretarlos mejor. Emuló a un cura y a un obispo, en sendas homilías, con tanta gracia que parecía ver a los consagrados en el púlpito.¡Inmenso, Rafa!
         ¡Qué pronto se pasa el tiempo cuando estás a gusto! Llegó la hora de la despedida. Con el corazón henchido de satisfacción por el encuentro, nos despedimos con la ilusión de vernos pronto de nuevo.
       La llegada a Móstoles con la suavidad de un Boeing 747 tomando tierra en el Adolfo Suárez Madrid-Barajas. ¡Un 10 querido Rafa!

 7 de noviembre de 2014


4 comentarios:

  1. Es un verdadero placer leer tus crónicas, Antonio. La sencillez del trazo dice mucho de la hermosa sencillez de la persona que lo realiza.
    Ojala sean estas muchas y durante muchos, muchos años.
    Un abrazo, amigo-hermano
    Rafa Vilas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rafa, gracias por tus palabras, pero sobre todo por tu cercana amistad. Yo sólo intento plasmar lo que vivo. Y si estoy rodeado de personas que tienen una grandiosa sencillez esto es lo que me sale. Cada día estoy más orgulloso de haberos encontrado.
      Un abrazo, amigo-hermano.

      Antonio Estepa

      Eliminar
  2. Sr. Estepa, (Platero), nueva crónica en la que estas que te sales. Breve, pero doblemente buena, como tiene que ser.
    Un abrazo, pequeña libélula.
    Paco Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Como siempre atento a todo para hacer feliz a los demás. Tengo ganas de tener un encuentro con vosotros.
      Un abrazo muy fuerte.
      Antonio Estepa

      Eliminar