e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

sábado, 19 de septiembre de 2015

Crónica de la 10ª Reunión GRUPO MADRID

18 de septiembre de 2015

Restaurante La Villa
El Escorial (Madrid)

Consuelo, Victoriano, Francisco, Luís, Andréa, Antonio Crespo, Caridad, Carmen, Rafael y Antonio Estepa


El pasado día 5 de septiembre cumplíamos el primer aniversario de nuestros encuentros. Con la reunión de ayer afrontamos, con alegría y optimismo, un nuevo año de convivencia.

Esta vez no fue lo mismo. Todavía me estoy recuperando del mareo y el sudor de la primera visita a El Escorial, el 3 de octubre de 2014, y no estaba dispuesto a deshidratarme de nuevo. Llamé al Vilas para comunicarle mi decisión irrevocable de coger el coche. Él, con la comprensión de un confesor dominico, entendió perfectamente mi fobia.

En las últimas reuniones estoy llegando al punto G, no seáis maliciosos, quiero decir al punto de encuentro, con mucha antelación. Ayer aparqué delante del restaurante una hora antes. Una hora antes que Rafa, que salió de Móstoles a las 19,09. Esta precisión es fruto de la lectura que tengo entre manos: La Casa de la Seda, de Anthony Horowitz. Estoy aprendiendo mucho de Sherlock Holmes.

 Después de asegurarme que estaba en el sitio correcto, me metí de nuevo en el coche a la espera de la llegada de los demás. Esa espera, y la conversación con Andrea,  estaba causando en mí una relajación hasta el punto de que el esfínter anal se abrió generosamente para dar salida a dos sonoras flatulencias. La queja fue instantánea por parte de Andrea. Me obligó a bajarme y abrir las puertas del vehículo al mismo tiempo que se lamentaba- “¿qué quieres, que devuelva aquí?”. Después de un sincero acto de contrición aireé el coche para poder seguir conviviendo en su interior.

Nos estábamos preocupando por la tardanza cuando recibimos la llamada de Francisco. Nos dijo que nos acercáramos para su casa y así lo hicimos. Allí nos encontramos a su tío Luis con un aspecto magnífico, después de su operación. Son dos anfitriones encantadores. Luis estaba sentado en el jardín y nos invitó a acompañarle. Tengo que confesar que me encanta este hombre. Su forma de ser, de hablar, su cercanía…¡es admirable!.

Por fin empezaron a llegar. Primero Rafa y Carmen; después, Antonio con Cari y Victoriano con Consuelo. Antonio López no pudo asistir porque se encontraba en Córdoba. Yediel y su familia tampoco pudieron venir. Después de agasajarnos con un espléndido cava de bienvenida, Francisco hizo una visita guiada para que las señoras conocieran la casa. Transcurrido un tiempo prudencial nos dirigimos hacia el cercano restaurante.

Una vez distribuidos los sitios, las mujeres en un extremo, los hombres en el opuesto, para facilitar la conversación,  empezamos a hablar a borbotones. Francisco encontró un fuerte parlamentario en Rafa, pero creo que aquél le ganó la partida porque se encontraba como flotando, decía. César nos hizo una exhibición de memoria al recordarnos a todos el plano del Seminario. ¡Lo sabía todo! Por un momento pensé ¿lo mismo César fue el que diseñó el edificio? Pero no puede ser  porque era muy chico. Iba pasando el tiempo recordando aquel tiempo. Creo que le dimos repaso a todo.  Entre el magnífico peloteo verbal de César y Vilas, íbamos dando buena cuenta de las viandas: mejillones al vapor, exquisito pulpo  gallego, frituría variada, suculentos postres y copitas de licor. Todo un canto  a la gastronomía y una alegría para nuestros desnutridos cuerpos.  

Todas las cosas terminan, aunque quieras detenerlas. Y tocó la levantá al estilo de los mejores pasos de Semana Santa. De nuevo llenamos nuestras alforjas de amistad y compañerismo para poder seguir andando hasta la próxima parada.
¡Paz y bien!



8 comentarios:

  1. Como siempre, magnífica crónica. Me ha parecido encontrarme presente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegró mucho de que hayáis disfrutado en vuestro encuentro, engordado en esta ocasión con el compañero Paco César y el tío Luis.

    ResponderEliminar
  3. Me alegró mucho de que hayáis disfrutado en vuestro encuentro, engordado en esta ocasión con el compañero Paco César y el tío Luis.

    ResponderEliminar
  4. Estepa, esos dos parlamentarios me han recordado a dos parientes de mi pueblo camino de La Rambla, andando.

    ResponderEliminar
  5. Estepa, esos dos parlamentarios me han recordado a dos parientes de mi pueblo camino de La Rambla, andando.

    ResponderEliminar
  6. facil pluma, como andres dice presente a pesar de la distancia

    ResponderEliminar
  7. Perfecto, mejor no se puede mostrar el cariño y adminiración con la que nos has descrito la reunión en
    "El Ëscaorial" o casa mejor dicho en la casa de Francisco Cesar y Luís.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar