e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

miércoles, 15 de junio de 2016

RECUERDO DE INFANCIA



Mi infancia son recuerdos:
De un patio en el Bembezar,
una piscina y naranjos y
algún que otro limonero.

De unas tardes de gloria 
salpicadas de espuma, 
no había ayer,
ni mañana apresurada,
sólo el instante puro,
radiante y pleno:
Todo era vida y nada más.

Éramos felices sin saberlo. 
Unas mañanas frescas,
de abril o mayo, camino arriba,
los niños cantaban unas avemarias,
en la aurora feliz,
la plenitud del día era serena y luminosa.

Y al final del camino 
no había nada y era todo.
Bajando enloquecidos la pendiente,
en un día de recreo,
hacia el arroyo aquel,
con nombre de morisco:
Guazulema
(todas tus letras me enamoran).

Nunca hubo un día como éste, ni más feliz.
Éramos osados y perennes.
Si existió algún día oscuro
tiempo habrá de repararlo.


Francisco Cesar García
San Sebastián (Guipuzcoa)

15 de junio de 2016

20 comentarios:

  1. Éramos felices sin saberlo....
    Cuanta verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que no teníamos preocupaciones filosóficas, la vida estaba tan llena que todo, o casi todo, nos parecía bueno. Un abrazo

      Eliminar
  2. Maravilloso recuerdo en poesía Paco, sigue escribiendo, eres una enciclopedia con patas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio Rodríguez15 de junio de 2016, 15:01

    Muchas gracias Paco por este poema. Se ve que te sale del alma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alma nos era común, in illo tempore, nadie reivindicaba una propia todos con una eramos felices. Un abrazo igualmente

      Eliminar
  4. D. Francisco, magnífica poesía llena de lirismo y sentimiento.
    Un abrazo.
    Juan Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me vino a la memoria aquel poema de Machado rememorando el patio del palacio de Dueñas y pensé que nosotros también habíamos tenido la suerte de tener nuestro propio patio. Un abrazo.

      Eliminar
  5. El Niño de los Angeles15 de junio de 2016, 17:33

    TODO ERA VIDA Y NADA MAS. Paco es una de las frases más hermosas que he leído en los últimos tiempos. Felices años aquellos en que las preocupaciones se curaban con el sueño. Gracias por recordármelo.
    Un abrazo
    Antonio Gómez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Que más podíamos pedir! La vida misma nos nutria, y cuando llegaba el verano y la piscina, aquello era gloria pura. espero no parecer muy hedonista pero era lo que sentía. Un abrazo

      Eliminar
  6. Habéis reflejado tanta verdad, y todos concedimos, así que en nombre de todos, Gracias Paco César. « Eres de la Sierra » Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros, con los que compartí ese patio. Un abrazo

      Eliminar
  7. Bonita y sentida poesía Paco Cesar. Cuantas más veces la leo más me gusta.
    Ha merecido la pena esperar este tiempo.Supongo que con el ánimo que todos te estamos dando, te servirá de impulso para que intentes seguir escribiendo y compartirlo con nosotros.
    Gracias y un fuerte abrazo.
    Manolo Jurado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día te llamare Manuel, cuando este un poco mas tranquilo, para charlar sobre los días que pasamos en San Pelagio para cumplir el cursillo de ingreso, lo hicimos juntos y podría escribir algo sobre esos días. Un abrazo

      Eliminar
  8. Maravillosa poesía, César. Eso es lo que sentía:"...instante puro..., plenitud...no había nada y era todo... Si existió algún dia oscuro tiempo habrá de repararlo" ¡Qué bien lo has descrito! Gracias por este regalo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio fueron días plenos porque cada uno de nosotros contribuimos a llenarlos de vida, aunque cada uno la viviese a su modo. Un abrazo a Andrea y a ti.

      Eliminar
  9. Gracias Paco. Para mí, sobre todo en el gurso 63/64, fué sensación de libertad en el monte, una serranía que yo no había visto nunca y dejarme caer por esos terraplenes hasta el río.... una gozada.
    Todo cambió en el siguiente curso ya que los recreos eran entre cuatro paredes y cerrados por un portón metálico que... eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que vosotros, los del 63, pudisteis vivir un estado casi de plena libertad, pero incluso parta nosotros, los siguientes "corderos" del rebaño fue, y hablo desde mi experiencia personal que fue mas bien interiorizada, una vivencia inolvidable, a pesar de la tremenda bofetada que te llevaste y que, como te dije en El Escorial, fue un aviso para navegantes en el que tu te llevaste la peor parte. Un abrazo para Isabel y para ti.

      Eliminar
  10. Querido César: sencillamente sublime. Nosotros "los prosistas" necesitamos varios folios para expresar malamente lo que tú has hecho con unos pocos y sentidos versos de una manera excelsa. Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya querría escribir yo como lo haces tu, y hacer vivir otras vez lo que vivimos in illo tempore.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar