e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

miércoles, 6 de julio de 2016

EL LAGARTO

CRONICAS DE LOS ANGELES

(Aunque anuncié, que hasta después del verano no tomaría de nuevo mis crónicas de los Ángeles, he decidido publicar esta del “lagarto”, porque ya estaba prácticamente escrita cuando hice tal anuncio).


Corría el verano de 1.965, último año de estancia en los Ángeles de los del 63, en que en aquellas  vacaciones que pasábamos en el Seminario de verano (al menos yo, no tenía posibilidad de otras) en que la piscina y otros eventos lúdicos, con disciplina un tanto relajada, nos permitían disfrutar del estío en unas condiciones que de otra manera era imposible. Y así de estas cuitas sucedió esta aventura que os relato.

Manuel Calvo Ortiz y yo, paisanos y amigos en el pueblo, compartíamos una afición que era la de cazar pajarillos con las escopetillas de plomos (hoy seriamos anatema y declarados poco menos que delincuentes), pero en aquella época las cosas eran de otra manera y había una permisividad que hoy no existe. Salíamos al campo muy temprano en verano y después de unas largas caminatas por lo huertos y orillas de las acequias de riego, volvíamos al pueblo con el producto de la pericia en los disparos. Junto con otro chico, no seminarista, al que apodábamos el “taxi” (no sé porqué) competíamos por ver quién cazaba más e incluso a veces apostábamos por determinar quien pagaba el rato de juego al billar (otra de nuestras aficiones), en la “posá” de nuestro querido Manolo Vida (el padre tenía este negocio, además de otros de chucherías y similares).

Aquel verano Manolo Calvo y yo, decidimos llevarnos nuestros instrumentos de caza a los Ángeles, pensando, como así fue, que tendríamos oportu-nidad de practicar nuestra afición con piezas más grandes, como oropéndolas, tórtolas y otros volátiles, que al ser de mayor tamaño nos propor-cionaban más emoción.

Manolo encontró un lugar, bajo la huerta vertical y cerca de la orilla del río, que era un sitio, que por su posición, era magnifico y pegó muchos tiros con más o menos fortuna.

Atraído por las piezas que por la tarde/noche el tío traía, le dije de acompañarlo al otro día, para ver si tenía más suerte que en el lugar donde yo me apostaba. Evidentemente me dijo que el lugar era pequeño y que para dos escopetas lo único que haríamos seria molestarnos ambos.

Entonces tomé la decisión de buscar otro lugar, y en vez de bajar hacía el río, tomé la carretera en dirección a los campos de fútbol y de allí por la ruta que iba al Guazulema, para intentar tener más suerte y más piezas a las que disparar.

Cuando sobrepasé los campos del fútbol, a unos quinientos metros más allá, encontré un alcornoque inmenso, con unas ramas colosales. En una de las ramas que cruzaban sobre la vereda, divisé, en una oquedad de la madera, una figura triangular que asomaba por el hueco. Creí que era la cabeza de un pájaro resguardándose de los calores de la tarde. Cargué la escopeta, apunté cuidadosamente y disparé. Al hacer impacto el plomo de diávolo que utilizaba, sentí un chasquido opaco, como sordo y a continuación cayó a mis pies un goterón de sangre que me sorprendió. Menos mal que me retiré de la vertical de la rama, porque a continuación y a cámara lenta empezó a deslizarse hasta el suelo, el lagarto más verde y grande que he visto en mi vida. El susto y el miedo que pasé fueron tales, que salí de allí pitando a toda prisa. No me pesaba ni la escopeta, ni el calor, ni el monte. No sé cuanto rato estuve corriendo.

Un poco más sereno y sabiendo que el bicho estaba muerto, ya que le había acertado en el centro de la cabeza, a la vuelta, intenté localizarlo, pero no estaba, las alimañas o los buitres ya lo habrían encontrado y dado buena cuenta de él.

De modo que volví al Seminario, como cazador frustrado, esperando el cachondeo de Manolo y de los otros. No volví a salir con la escopeta ningún otro día. Es más creo que no volví a salir ni en el pueblo. Mi afición a la caza terminó allí y en aquel momento.

Hoy lamento haber matado aquel ejemplar soberbio, que sin duda hubiera permitido que su especie se perpetuara con los mejores genes posibles.

Hasta después del verano, salud y suerte para todos

Un abrazo
Antonio Gómez Ramírez

8 comentarios:

  1. Estupendo relato y como siempre prodigiosa memoria amigo Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Niño de los Angeles8 de julio de 2016, 12:20

      Rafa gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. Sigue deleitándonos con tus historias Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Niño de los Angeles8 de julio de 2016, 12:33

      Me alegra que te gusten mis historias, Un abrazo, Andres

      Eliminar
  3. Felicidades por esta magnífica crónica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que suerte con escopetillas y todo. Yo lo que utilicé fue el tirachinas. Magnifico relato Antonio, ya abuelo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Antiguamente, todo lo aquello que desafortunadamente se cruzaba en nuestro camino, corría el riesgo de no volver a hacerlo. Menos mal que eso ya paso, como muy bien dices. Magnífica puesta en común.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el relato, poco a poco nos vamos reconstruyendo con estos retazos de nuestras vidas, un abrazo y a seguir con esa labor.

    ResponderEliminar