e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

lunes, 4 de julio de 2016

EL YIN Y EL YANG


REUNIÓN DEL GRUPO DE CÓRDOBA

Taberna de Plateros, jueves 30 de junio de 2016

El día había transcurrido como siempre, con las tareas cotidianas a las que ya estamos acostumbrados, a pesar de sus correspondientes alteraciones del orden establecido. Pero en el acontecer de hoy, algo esperado y reglamentario había dado un toque especial a su devenir.

Es el jueves de los locuelos de Hornachuelos…

Diego Ruiz Alcubilla, Manuel Rafael Muñoz Medrán, Antonio Hidalgo Naz
Francisco Sánchez Sánchez, Manuel Aranda Madueño, Andrés Osado Gracia
Antonio GómezRamírez, Francisco Solano Raya Marqués, Francisco Moreno Osuna
Antonio Martínez Rangel y Andrés Luna Prieto - Foto de PacoMo
¡Qué casualidad!  En el autobús, que me conducía al sitio de reunión, iba escuchando Radio Clásica y más concretamente la interpretación de unas piezas gregorianas. En ese momento pensé que los dioses estaban preparando mi espíritu para entrar con buen pie en ese “sacrosanto recinto”  muy conocido por todos ustedes, pues no es la primera vez que hablamos de él. En la parada de Fuentes Guerra  he de interrumpir mi ensimismamiento al tomar asiento junto a mí, nada y más y nada menos que nuestro entrañable amigo MAM (Manuel Aranda) ¡Cuánto tiempo llevaba sin verlo, estaba con una apariencia fenomenal! ¡Con lo malito que lo habíamos visto en su última comparecencia!

La entrada fue apoteósica, no por mi presencia, sino por la de Manolo Aranda… a todos les causó la misma impresión y alegría que a mí. Celebramos su mejoría y le deseamos lo mejor.

Foto: PacoMo
Pero mi sorpresa fue morrocotuda al observar dos zagales, plantados detrás del mostrador. ¿Dónde estaba la hierática, enigmática y sobrecogedora figura a la que mi espíritu ya se había preparado para contemplar? Enseguida me aclararon que había pasado a mejor vida, no a la inmortal sino a la terrenal… ¡se ha jubilado!  Al lugar le faltaba algo sin esa presencia; sin la sorpresa que causaba al plantarse a las espaldas de uno y preguntar, con esa voz: ¿Qué va a tomar?

En su lugar… dos mitades que quizás superpuestas llegaran a alcanzar la altura de aquel servicial y espigado camarero de la triste figura. Dos mitades… una sonriente y la otra… la otra no me atreví a calificarla: ni triste, ni alegre, en ella no se movía ni un músculo. ¿Habría sido seleccionado para no desentonar, en demasía, con lo arcaico del lugar y lo entrañable del camarero anterior?

Eran el “yin y el yang”, las dos caras de ese teatro griego donde estábamos celebrando nuestra reunión “juevenil”

Después de la animada conversación provocada por esos dos nuevos y serviciales camareros, pasamos a festejar, por medio de una invitación de Antonio Gómez Ramírez, el nacimiento de su nieta Claudia, otra personita más que vino a incrementar este gran grupo y por supuesto a causar una gran “secreción salivar” a nuestro querido abuelo y compañero. (Está chochito perdío)

Animada tertulia se creó,  la celebración y los buenos deseos de salud y felicidad para Claudia. Recuerdos, anécdotas, propuestas, fueron amenizando la velada. Se notó que ya el verano había hecho acto de presencia, al ser más reducida, de lo normal, la concurrencia de compañeros. Pero no por ello faltó animación, pues la ganas de pasar un buen rato nunca flaquearon. Tampoco faltó, como de costumbre, ese bocata de "caramales" : espirituoso alimento que  le dió su puntillo a la reunión (que nunca falte)

Foto: PacoMo
Como siempre, poco a poco, fuimos haciendo mutis por el foro, hasta quedar los cuatro o cinco de siempre, a los que nos cuesta trabajo dejar el lugar y esta vez algo tristes por la ausencia de nuestro “ínclito camarero, el de la alegre figura”. Deseamos una larga permanencia para nuestros “yin y yang”



Hasta pronto.
Andrés Osado Gracia


18 comentarios:

  1. Es un verdadero placer leerte, Andrés. Cerrar los ojos y notar trasminar el duende de Plateros....se le hace a uno la boca "caramares" con una cervecita fresquita en un santiamén.
    Gracias por dejar constancia de nuestros ratos de amistad compartida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa: con el toque maestro que tu le das, cualquier cosa resulta buena. ya sólo faltaría que pudieras poner el olor de los "caramales"Gracias

      Eliminar
  2. Gracias Andrés Osado. Otra gran crónica que en pocas palabras resume lo que aconteció.
    Sólo añadir que esta vez quedamos sólos en amenizada y entretenida charla, tú y yo aunque en wl bar de la esquina a Lucano. Y por supuesto esa batalla que libraste con la empresa de taxi y que por fin pudiste coger uno después de casi una hora en la parada.
    Por último, agradecer que hayas escogido mis fotos para ilustar tu crónica.
    Un fuerte abrazo.
    Pacomo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pacomo, tuve un magnífico acompañante en mi hora de tribulación. Por cierto, las gracias se las hemos de dar a Rafa Vilas... él ha sido el artífice de la selección y de la buena presencia del texto. Es todo un profesional, aparte de su buen espiritu de servicio

      Eliminar
  3. Magnifico relato tocayo, como todos los que haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que eres tú el que animas todo. Un gran abrazo y gracias por tus buenos ojos.

      Eliminar
  4. Enhorabuena Andrés por tu fabulosa crónica. Los que estamos lejos parece como si lo hubiesemos vivido, aunque me he quedado con las ganas de conocer al camarero de triste figura...
    Recibe un fuerte abrazo:
    Manolo Jurado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se... quizas tengas una segunda oportunidad. Creo que ha quedado una copia suya. Gracias Manolo

      Eliminar
  5. Antonio Estepa Romero5 de julio de 2016, 10:50

    Ágil pluma y relato preciosista. ¡Grande, tú!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo de donde aprender, Maestro. Gracias . Un abrazo

      Eliminar
  6. El Niño de los Angeles5 de julio de 2016, 11:15

    Andres, como siempre relatas lo acontecido con fina pluma e ironía. Magnifico. Solo corregirte que no estoy "chochito", estoy "derretio". Un abrazo
    Antonio Gómez

    ResponderEliminar
  7. En hora buena por volver a deleitarnos con otro encuentro, aunque en el lugar anterior. Yo fui en abril a Córdoba y me pasé por los Pedroches con la intención de poder saludaros, pero ese día no hubo encuentro según me comentó el dueño, así que me volví de regreso con la esperanza de que será en otro año.
    De todas maneras con los magníficos comentaristas y el detalle de las fotos, parece que hayamos estado allí quienes estamos lejos.
    Felicidades a todos.
    Un abrazo.
    Juan Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena Juan, menudo chasco te llevarías! La verdad es que lo siento mucho.
      Como dices: otra vez será, pero te aconsejo que nos avises porque con estos "locuelos" no sabemos lo que pasará de un mes a otro. Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo también estuve Plateros (gracias a ti Andres) y aunque sea con un poco de dilación temporal lo hemos disfrutado igual todos los que te leemos. Sigue siendo así, jovial, entretenido, creativo y poeta, amarrado a la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer escribir para amigos como tu y los demás. Me congratulo si os hago sentir lo mismo que yo experimento con los compañeros. Un abrazo Francisco

      Eliminar