e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

viernes, 15 de julio de 2016

LA CURVA

ES JUEVES PERO NO “LA JUEVERA FIN DE MES”, SE HAN REUNIDO, PORQUE SI, LOS ANGELINOS DE CÓRDOBA

Jenny McKane, Manuel R. Muñoz Medrán, José López Pedrosa
Andrés Luna Prieto, Carlos Samaniego Ortiz, Andrés Osado Gracia
Francisco Sánchez Sánchez y Antonio Martínez Rangel
Que el espacio y el tiempo son curvos, no ofrece ninguna duda. ¡No vayáis a pensar que ahora os voy a soltar un tostón a los que nos tiene acostumbrados Albert Einstein! No, ni mucho menos. Ha sido una licencia literaria en esta temporalidad en la que ahora me encuentro. ¡Ozu, que bien me ha quedado este empiece! Digo lo de curvo, porque otra vez voy en el autobús número 3 y me suena haber vivido esta situación no hace mucho. ¡Si es que donde se ponga una curva…!

A las veinte horas, puntual como el Tenorio, me adentro en la taberna de Plateros. Allí, más puntual aún, se encuentra ya el Gran Califa, que por ser notorio, su nombre y apellidos, no ha menester mencionarlos. ¡Y dale con la rimbombancia!
Bueno, me dejo de “pegoletes” y voy al asunto…

Manuel R. Muñoz Medrán y José López Pedrosa
Efectivamente, doy la razón a todos los que opinéis que estamos algo zumbadillos, estos chicos de Córdoba. Hoy no es jueves fin de mes… correcto. Pero… el hecho de que se le parezca,  es debido a nuestro querido hombre pájaro, Antonio Martínez Rangel. Resulta que se va de vacaciones y como no quiere perderse una, nos convocó,  con el fin de llevarse puesta la reunión y no tener luego morriña por habérsela perdido. Y como no necesitamos que nos lo digan dos veces… aquí estamos.
Poquitos, como puede verse.

Andrés Luna Prieto
En primer plano el bocata de "caramales"
Antes de proseguir he de resolver un entuerto, ¡eh!... que he dicho entuerto y no tuerto, que sois muy mal pensados y os vais por donde me imagino. En la anterior crónica os comenté que nuestro apreciado hombre… sí ese, el alto: el que asusta hasta a la bruja. Resulta que no se ha jubilado sino que el pobre está malito postrado en cama, debido a una fuerte lumbociática o algo así. Pobrecillo y nosotros que estábamos ya ilusionados al deber notar, nunca más, su presencia filtrándose  por aquellas paredes. ¿Qué sería de nuestros yin y yang?  Por cierto, pusieron en funcionamiento los ventiladores: agradable fresquito que llevaron hasta nuestros rostros. Sin embargo, algo hacía presagiar la presencia de “aquel”. De manera inesperada y sin venir a cuento, los ventiladores empezaron a chirriar, en la medida  que sus alocadas aspas nos enviaban una brisa del más allá. ¿Presagiaban su pronta venida? ¡Otra vez con la curva! “Volverá esa oscura y hierática golondrina”  Mejor no sigo, me da escalofríos el pensarlo.

Antonio López y Andrés Osado
Los poquitos, nos envolvimos en una amena conversación: “razonadamente etérea”. ¡Aleluya! ¡No me lo podía creer! ¡Estábamos hablando bajito y nos oíamos todos!  Bueno, bueno, es que si siete no hubiéramos logrado oírnos  es para que nos hubieran encerrado. Anécdotas, chistes y loquerías fueron amenizando la velada… hasta que llegó la hora crucial. Aquella a la que desenfrenadamente nos volcamos en cada reunión y sin la cual “vivimos sin vivir en nosotros”. Nada más y nada menos que sus excelentísimos bocatas de “caramales” o de atún con tomate (mejor dicho, tomate con atún, ya que había más de lo primero que de lo segundo. Motivo por el cual a partir de los próximos se van a solicitar sin tomate). ¡Qué manjar de dioses! ¡Y qué pronto se acabaron!

Andrés Osado Gracia, Francisco Sánchez Sánchez
Manuel Rafael Muñoz Medrán y Carlos Samaniego Ortiz.
Gracias al pequeño error en la cobranza: nos habían incluido un whisky de más, llegamos a conseguir la inesperada sonrisa del dueño de la taberna, el muy honorable D. Antonio López y por qué no, su amistad para siempre.
Y colorín…  un fuerte abrazo. Hasta siempre.
Por cierto, la reunión “juevera fin de mes” sigue inalterable. Esta vez con una importante y deseada nueva comparecencia. Se anunciará oportunamente.
Sed buenos

Andrés Osado Gracia
15 de julio de 2.016

10 comentarios:

  1. ¡¡Qué bueno eres, canalla!!.
    Un abrazo de éste ausente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por quererme tanto. Otro abrazo para tí

      Eliminar
  2. Magnífica crónica tocayo, como siempre. El dueño no es Sanchez, sino López.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrés. Lo pasamos bien. Corregiré el apellido Un abrazo

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Andrés genial crónica, como siempre.Me has mantenido intrigado hasta el último parrafo, pensando que en cualquier momento aparecería el hombre de la triste figura. En fin será en el próximo encuentro.
    Un cordial abrazo.
    Manolo Jurado.

    ResponderEliminar
  4. La intriga la seguimos teniendo siempre que nos reunimos: nunca sabemos si aparecerá... !uf, qué susto! Gracias Manolo M. Otro para ti

    ResponderEliminar
  5. Lo dicho Andres: no estuvimos, pero como si hubiésemos participado anima et corpus, lo recreas con fidelidad, con mucho arte, con donaire y donosura. Un abrazo desde el norte.

    ResponderEliminar
  6. ¡Cuanto hubiera dado porque estuvieres presente! Gracias por el cariño que me muestras. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar