e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

miércoles, 3 de agosto de 2016

UN DIA CUALQUIERA, ANTE UNA COPA DE ILUSION

EL ADAMUZ

Andrés Osado, Carlos Samaniego, Francisco S. Raya, Antonio Martínez Rangel y Andrés Luna.
Esta vez voy a hacer un comentario sobre algo ocurrido en Adamuz, no en ese entrañable pueblo de nuestra capital cordobesa, sino en ese lugar de encuentro, del cotidiano encuentro, de todos aquellos que, de vez en cuando, osan fotografiarse con el gran califa cordobés… Andrés Luna. 

Y lo hago ahora, porque Carlitos es… ¿cómo diría yo, para que alguien no se sienta infravalorado ni menospreciado? (ya sabéis que os quiero un cojón a todos) Lo voy a decir: 

−Carlitos es cojonudo y de vez en cuando tiene buenas ocurrencias. 

Una de ellas, la ha soltado en la copita que hoy hemos tomado con Andrés (Paco Raya, Antonio Martínez, yo y por supuesto el niño) 

−Andrés… ¿por qué no haces un pequeño resumen de lo que hoy hemos hecho aquí? No siempre tiene por qué ser de la reunión de los jueves fin de mes. 

Verdaderamente tiene toda la razón. No siempre ha de escribirse sobre lo mismo. Y hoy, el acierto, ha sido doble. 

Esta vez se ha derramado en nuestra conversación esa pléyade de sentimientos encontrados que nos han acompañado en la crianza de nuestros hijos. Las alegrías y las penas; los sufrimientos y los anhelos que, junto a ellos, han cabalgado en la carrera desde su lactancia hasta su mayoría de edad. De los triunfos cosechados y de esos amargos traspiés que nos han acompañado. Cómo, a veces, los pasos hacia atrás han ensombrecido las metas conseguidas (que sin duda han sido muchas). Hemos llegado a la conclusión, positiva como debe ser, que en el fondo de todo ha imperado nuestra mejor intención. Que aún, nuestra misión, no ha terminado, por lo que hemos de estar dispuestos a seguir estando pendiente de ellos. 

Como veis, hoy, no se han recordado hechos de nuestra infancia-juventud, sino otros… aquellos en los que hemos tenido que apretar los machos, ¡junto a nuestra incalificable pareja! (esa a la que un día hemos de dar un homenaje: oído cocina para la próxima reunión anual) y a la que no tendremos tiempo para agradecer lo que han puesto de su parte. 

¿A que no ha sido igual? 

Bueno… ya está bien 

− ¿Ahora si, Carlitos? 

Un abrazo a todos y lo dicho aquí, estoy convencido de que es el sentimiento que a todos os embarga en estos momentos. 

¡Sois cojonudos!

Andrés Osado Gracia
Còrdoba, 3 de agosto de 2016
                                                                                                                                     

5 comentarios:

  1. Me parece muy bien que queden reflejados los encuentros casi diarios del Adamuz.un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra vuestra alegría, es gozoso veros compartir esos momentos y que haya alguien que sepa plasmarlo con cariño.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, Andrés. Notario fiel de nuestro encuentro. PACO RAYA

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por vuestro encuentro, que sigue fortaleciendo al grupo en su conjunto haciéndonos partícipes a quienes no estamos con ese magnífico resumen.
    Seguimos siendo necesarios como actores principales.
    Un abrazo a todos.
    Juan Martín.

    ResponderEliminar
  5. ANDRES, TE LEO HOY QUE HE VUELTO DE VACACIONES. EVIDENTEMENTE LOS ESFUERZOS QUE CADA UNO HEMOS HECHO CON NUESTROS HIJOS MERECE UN ANALISIS EXHAUSTIVO. ME ENCANTA QUE ESAS EMOCIONES SE COMPARTAN. DE HECHP ALGUNAS LAS HE VIVIDO CONTIGO Y CON PACO RAYA EN EL CARMEN. UN ABRAZO. ANTONIO GOMEZ.

    ResponderEliminar