e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

viernes, 26 de mayo de 2017

Te cuento Andrés

HOY SIMPLEMENTE VOY A PONER ESTE TITULO, QUE RESUME TODO:

EN LA SOCIEDAD DE PLATEROS, NUESTRA SEDE

Córdoba, 18 de mayo de 2017

Hola Andrés, hoy ha sido un día grande.

La sociedad de Plateros, la de tu calle San Francisco, ha relucido más que el sol. Esa taberna que, unas veces fue “Posada del Laurel” y otras “El Castillo del Terror”. Esa que, hoy, la hemos convertido en “Templo de la Amistad”: remanso de paz, ese atardecer del abril cordobés, donde rememorar esperanzas. Esa, a la que tú tanto empeño has puesto SIEMPRE.

Si, Andrés, porque hoy hemos estado todos juntos: los del Teleclub, tus amigos (ahora igualmente nuestros) y nosotros, esos niños traviesos de Santa María de los Ángeles. Jenny, con su presencia, su valentía y sus muestras de cariño, realzó aún más la velada. De una forma u otra, todos, estaban allí, como una piña. Ya sabes, no hace falta la presencia física para notar el amor que derrochamos entre todos. “Algo grande voló, entre aquellas cuatro paredes”

Quiero dejar patente y reconocer el esfuerzo que realizaron, Ana Mari y Manolo Sepúlveda. Prepararon el encuentro de tal manera y maestría, que ni el mejor cáterin lo habría conseguido. Fijate, que hasta hubo “caramales” pero si pan… con palillos, como exigía la etiqueta. Eso si, el plato de lechuga con guarnición de gambas rebozadas, para nuestros Antonio Gómez y Paco Sánchez, se pospuso para otra ocasión (creo que por falta de existencias) Bueno… esa vez dejaron el régimen para otro día.

¡Qué buen saque teníamos todos, los de uno y otro lado! Observando la animación de sus conversaciones, y su buen quehacer delante de esas riquísimas y variadas raciones, recordé que, antes… allá por los años 75 (en el bar San Francisco) las tertulias eran más sobrias… “sólo vino” ¡menudas cogorzas pillábamos! Menos mal que Ana Mari y Manolo han tenido buen salero y han sabido adaptarse a los tiempos. ¡Bravo por ellos! Y bravo por nosotros, ya que de lo contrario, esa noche, hubiéramos dormido en “el cuartelillo” por altercado público. 


Pero fíjate, pasó una cosa, aún más curiosa. Conforme fuimos entablando conversación, como Córdoba es tan pequeña, resultó que tu fiel y servidor amigo “El Catalán” Rafa, nos habíamos conocido, como vecinos de la Urbanización de la calle La Esperanza y Plaza de la Alegría, allá por mediados el año 80. Incluso sus hijos fueron amigos de alguno de los nuestros. Verdaderamente nuestro mundo, es pequeño. Las relaciones interpersonales tienen ramificaciones muy amplias. Y tú, el nexo de unión. Hasta un compañero de tu trabajo tiene relación con “el Niño de los Angeles” ¡Es que no se pué aguantá, tanta coincidencia! 

Como otras veces te he dicho, aunque no te guste que se hable de ti, elogiándote, en esta ocasión vas a volver a aguantarte, porque no te voy a hacer caso. El poso que has dejado entre todos nosotros es denso y radiante. No faltó un solo minuto de todas las conversaciones, que no giraran en torno a tu persona. Verdaderamente has dejado una buena consigna: amor, entrega y servicio hacia los demás. ¡Tu, siempre por delante, amigo! ¡El primero en dar ejemplo!

Pero para mí, hubo un momento muy entrañable. Vas a perdonar, si esta vez me refiero a mí. Ese tuvo lugar frente al otro San Francisco, el de la iglesia. Allí tuve el inmenso honor y placer de abrazar a tus dos grandes amores: Gisela y Jenny. Una fuerte emoción, o como dicen ahora nuestros jóvenes… tuve un buen subidón de alegría.

Es que no faltó nadie. Quizás noté la ausencia del municipal que te multó, allá por la Mezquita, cuando conducías esa “moto-bus” cargada de amigos, hasta los topes (ya no se si eran cinco o seis los ocupantes) 

¡Buena velada pasamos! Esta vez el posadero, Antonio, con sus alegres y serviciales amigos (que ya no camareros) se portaron de maravilla. No hubo problema alguno. Todo perfecto, hasta las cuentas.

¡Ah!... hablando de cuentas. Por parte de Ana Mari, no hubo problema alguno. En un periquete, como no podía ser menos, por parte de una profesional del pecunio, quedó resuelta la aportación de su grupo. Pero no fue así, por parte del otro, el de los curillas. Se nota que somos de letras. Casi una hora para poner de acuerdo a tanto “letrado” Menos mal que teníamos a nuestro Antonio Gómez: remangándose un poco la chaqueta y en sólo dos palabras determinó, con gran maestría, la forma de proceder. Dicho y hecho, en un santiamén “deo gratias” Manolo se encaminó hacia Ana Mari, para presentarle sus respetos y lo fundamental, el parné. Todo resuelto.

Y terminado esto, se fueron produciendo, lentamente, las despedidas.

Tal vez, en esta ocasión, esta crónica, no sea muy fidedigna. Que me haya saltado acontecimientos (aún no tengo el don de la ubicuidad) dignos de haber sido realzados, pero ya sé que tú me vas a decir lo de: “Gran cronista, como siempre, Tocayo”. Carlitos, como siempre ha puesto la guinda, con sus fotos y Rafa Vilas, la maestría de la maquetación.

Por cierto, camino de Plateros, coincidí con MAM (Aranda Madueño) en el autobús. Va tirando para adelante.

No voy a poner los nombres de todos, pues sería muy largo. Decirte, que fuimos unos cincuenta.

Hasta luego, tocayo. 


7 comentarios:

  1. Como siempre, Andrés O., Lo bordas y dejas constancia de que lo que relatas es lo que es, y no hay más. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias Andres, no tengo mejores palabras para expresar mis sentimientos: pena, melancolía, un poco de envidia por no estar -aunque tu escrito me ha hecho revivirlo- y la certidumbre de que a pesar de su ausencia, Andres, sigue estando vivo entre sus amigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gran crónica Andrés, como no podía ser menos. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Andrés, por hacernos llegar tan magnífica crónica a los que no pudimos estar físicamente, aunque sí estuvimos en espíritu, se nota que está hecha con el corazón. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Magnífica carta abierta de un Andrés a otro Andrés. Acertadísimo el uso del presente en el escrito porque, efectivamente, Andrés seguirá siempre vivo en nuestro recuerdo. Enhorabuena, maestro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Magnífico relato del encuentro hecho desde el afecto y la amistad amigo Andrés.
    Creo que nos ha emocionado a todos los antiguos compañeros de Seminario, el sentimiento con el que se recuerda a nuestro compañero Andrés Luna.

    Un abrazo.
    Juan Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentimiento de amistad, alejado de "pegoletes", como decimos los cordobeses, es lo que debe seguir animando a este grupo. No nos queda mucho tiempo, como para malgastarlo.
      Así que a disfrutar toca ahora.
      Por cierto, el buen hacer de poner, en el encabezamiento del título, el "Te cuento, Andrés", se lo debemos a Rafa Vilas, amen de la colocación de las fotos, que tan acertadamente fue tomando Carlitos. Sin ellos dos, el texto quedaría incompleto. Un fuerte abrazo, amigos

      Eliminar