e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

sábado, 28 de abril de 2018

CRÓNICA DE LA REUNIÓN DE LOS VICARIANOS CORDOBESES

EN NUESTRA SEDE DE LA SOCIEDAD DE PLATEROS

Córdoba, 26 de abril de 2.018

Como suele decirse en otros ambientes… ”estaba casi todo el papel vendido” Mis felicitaciones a aquellos que venían de más lejos (Manolo Sepúlveda y Rafa Raya (salvo que mi neurona de falle) . Ciertamente, se demuestra que, tenemos ganas de vernos. No fue suficiente con lo de Priego de Córdoba. Por lo menos el volumen de nuestras conversaciones, lo certificaba. Yo estoy hoy un poco ronco, al tener que solicitar atención, cuando debía abordarse algún tema interesante. Ya no vale lo de “tiene la palabra el diputado por…” Diego aconsejaba crear un Parlamento nuevo. Yo soy más drástico: un tapón en la boca a cada uno, al entrar y sólo “destapar” al que pida la palabra. Algo habrá que hacer. Vayan ustedes pensando para la próxima cita.

Por cierto, hablando de cita, la próxima será el último jueves de mayo, día 31, para empezar a comer a las 14 horas, en la Sede. O sea que es al medio día. Paco Nieto ya nos comunicará lo que nos preparará. 

Para todos supuso una gran alegría el encontrarnos con otro nuevo miembro, al que le dimos nuestra más sincera acogida: Juan Villén Lucena, del curso 63-64. Pero, causó más alegría y emoción, la presencia de Paco Contreras, ya recuperado de la enfermedad que lo tenía alejado, presencialmente, de nuestro círculo. Brindamos por ello y le felicitamos. 

También brindamos por la próxima nieta, Paula, que va a tener nuestro amigo Antonio Gómez Ramírez. Como ya hizo en otra ocasión, nos obsequió con una copita. Bienvenida será Paula. 

Tomó la palabra, después de batallar un buen rato, para conseguir la atención de los vociferantes, Antonio Martínez: “los aviones saldrán…” (A nuestro amigo, se le nota que su espíritu es aún de altos vuelos) Pretendía haber dicho que, los autocares para Hornachuelos, saldrán de la plazoleta de la Media Luna, ubicada cerca del Meliá. A las 8 de la mañana en punto. Que el plazo para apuntarse, es hasta el próximo 5 de mayo. Toda aquella persona que quiera ir en autocar, ya sea desde Córdoba, como desde el pueblo de Hornachuelos, deberá abonar el importe entero del autocar. Ello es debido a que la empresa que hará el transporte, pone el precio con carácter unitario y sería laborioso estar cobrando a cachitos. De todas formas, el importe no superará los diez euros, siempre que se cubran 37 o 55 plazas. 

ANIMO Y A APUNTARSE RAPIDITO.
Pedro Antonio, se ha ofrecido para hacernos recordar los sitios más importantes del edificio de Santa María de los Ángeles. Decía que lo recordaba todo perfectamente. 

Otro tanto le costó, luchar, a Manuel Muñoz Medrán, para que se le prestara atención. Expuso, con prontitud y eficacia, lo concerniente a la comida en el pueblo. También como plazo tope el día 5, sobre todo porque, es necesario saber el número por si tienen que colocar a los asistentes en un lugar u otro, según el número. El precio es de 16€. TAMBIEN HAY QUE DARSE PRISA PARA APUNTARSE. 

Escalofríos me dan ahora, al pensar el trabajito que costó, el tener a tanto vicariano callado durante estas intervenciones. Uf, uf. Esperad, voy a tomarme un poquito de agua… 

Glu, glu, glu. Bueno, no sólo he bebido agua, también he merendado. Sigo. 

Y llegó la hora de los “bocatas de caramales” Hacía tiempo que no sonaba por estas páginas del blog, tan suculento manjar. ¡Qué ricos! Otros, más austeros, se dieron al plato de ensalada con guarnición de gambas rebozadas. ¡Tampoco estaban malos! Pero miren ustedes, esta vez, Paco Sánchez, pasó de ensalada y dió cuenta de uno de esos bocatas de atún, que también tenían una pinta suculenta. Ahora si, mientras sus señorías degustaban las excelentes viandas, reinó el sosiego. ¡Que paz! 

En ese ambiente, me acerqué a ver la vitrina de los recuerdos. Estaba reluciente. Se notaba perfectamente, el limpiado que le había dado Carlitos. 

Llegó el momento solemne del acto. Levantándose D. Francisco Sánchez, tomó el gorrito morado y efectuó la entronización, como Vicarianos, a los siguientes miembros: 

D. Antonio Gómez Ramírez (no se le había hecho con anterioridad, por falta de gorrito)

D. Juan Villén Lucena (bienvenido al grupo)

Nuestro Paco Contreras, alias D’Artagnan, apodo dado por los Pigmeos o también llamados Mosqueros de Santa María, se notaba que estaba totalmente restablecido. Nos contó una graciosa anécdota de nuestros tiempos en Hornachuelos, que dice así: “Yo era muy obediente (si él lo dice, le creeremos) Como nos habían dicho que debíamos fortalecer el espíritu, se me ocurrió una cosa. Cuando llegaba a la mesa del comedor, lo primero que hacía era abalanzarme hacia la jarra (recordad que era de latón, coloreada) de agua y beberme rápidamente un vaso. Iba frito y sudoroso. Acto seguido, le tocaba el turno al pan… visto y no visto. Pues bien, para conseguirlo, dejé de tirarme con esa ansiedad y esperaba un rato. Así estuve un tiempo, hasta que me cansé y volví a las andadas” Yo no se si fortaleció el espíritu, pero las ganas de vivir, sí que las tiene conseguidas. Bravo por Paco. 

Así seguimos durante un buen rato. Que resultó ser muy “de verdad”. 

Empezaron las despedidas, menos esa gente “de mal vivir” que continuaron y continuaron… 

Un inciso sobre mi neurona: Se me olvidó mencionar a Lola, Jenny y a Isabel, en el perol del potaje. No tengo arreglo. Con las buenas parrafadas que eché con ellas, en ese perol y luego… si te vi no me acuerdo. 

¡Con su presencia, enaltecieron el buen potaje que hizo Paco Nieto! Pues ¡ea! Ya lo he dicho. 

Espero que no faltéis. La próxima vez paso lista. Y tened por seguro, que no se me olvidará (eso espero).

Por ahora, no recuerdo más, sobre este jueves. Sí recuerdo que me vine para mi casa y me acosté. Si algo se me ha olvidado… ya sabéis. 

Hasta la próxima. Cuidaos mucho y que tengáis salud.

TODOS LOS SANTOS TIENES OCTAVAS, POR LO TANTO, LAS HISTORIAS REALES TAMBIÉN
Pues bien, esto era una vez un chico, llamado Juan Martín. Un día entró en la Sociedad de Plateros de la calle San Francisco, donde nuestra Sede Vicariana. Al entrar, notó algo raro. Ningún conocido por allí. ¿Dónde estarán los amigos? Menuda desilusión.

—¿Hoy no vienen por aquí esos chicos, los del bocata de caramales? —le pregunta muy diligente, al posadero.

—Sus señorías tienen anunciada su visita, para el jueves a las veinte horas. Por cierto, que esta vez, van a ser bastantes, ya que han solicitado la estancia alargada —contesta una voz, tras el mostrador.

Vaya chasco que se llevó nuestro amigo Juan. Con las ganas que llevaba de encontrarse con alguien. “Bueno, otra vez será”, se dijo, algo contrariado. 

Pero, con prontitud y sin pensárselo dos veces, dejó unas monedas, para que les sirviera una invitación, a los amigos ausentes.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado. Como muestra os dejo un fiel reflejo de esa invitación y de la nota dejada como constancia y recuerdo de ella. Gracias a Paco Nieto, otro de nuestros expertos informáticos, que la escaneó. 

Bien por Juan y brindamos por ello.

Andrés Osado Gracia

11 comentarios:

  1. Sr. Osado, esta vez se nota que tenía Vd. ganas de crónica. La ha birdadi Vd..Gracias amigo Andrés, eres un campeón.

    ResponderEliminar
  2. Quería decir...La ha bordado Vd.
    Perdón.

    ResponderEliminar
  3. Crónica a la que nos tienes acostumbrados, Andrés O. Bien por ti y para el grupo

    ResponderEliminar
  4. Amigo Andrés, una exposición amena y detallada sobre los hechos y la próxima visita al Seminario. Mis felicitaciones por el nuevo compañero incorporado, el nacimiento de la futura nieta de Antonio y la feliz recuperación de Paco Contreras.
    Sin embargo el día 21 del presente bajé a Córdoba sorpresivamente por un tema familiar, y dejé unos vinos pagados para sus señorías al caballero de la triste figura, después de visitar reverencialmente la Vitrina. Dejando una sencilla nota de saludo a modo de presentación, para ver si pronto yo también pudiera asistir personalmente, y recibir de manos del insigne maestre D. Francisco, el honor de ser investido caballero de la muy honorable Orden Vicarina.
    Como siempre, mi enhorabuena por vuestro trabajo por mantener vivo el recuerdo del Seminario, y un afectuoso saludo a todos los presentes.
    Juan Martín

    ResponderEliminar
  5. Me cachis en diez Juan. No sabes bien el coraje que tengo ahora mismo, tras leer tu comentario.
    Voy a poner una nota añadida a la crónica. Saqué una foto a tu nota y luego no digo nada sobre ella. ¡vaya desaste de memoria la mia!
    Perdona. Se la mandaré a Rafa.

    ResponderEliminar
  6. Andrés estupenda crónica. Gracias por mantenernos informados y sobre todo por el esfuerzo en los preparativos de la visita al Seminario. Deseo que todo salga muy bien.
    Recibe un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Juan, ya le he mandado a Rafa un escrito para arreglar el entuerto de mi despiste. Paco Nieto
    hizo el escaneo de tu nota de invitación. Un abrazo Juan Martín

    ResponderEliminar
  8. Amigo Andrés no te preocupes por el tema, en realidad solo importa que se os pasara el aviso, constatando que visité en solitario vuestra sede de reuniones.
    Un abrazo.
    Juan Martín

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que nuestro servicial amigo, Rafa Vilas, está siempre dispuesto a aguantar mis despistes y solucionarlos. GRACIAS RAFA VILAS

    ResponderEliminar
  10. Es parte de tu encanto, Andresín. No hay por qué.

    ResponderEliminar