e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

martes, 12 de abril de 2016

EL TESORO ESCONDIDO

El XXIII encuentro en Baena

El encuentro en Baena ha significado para mí un antes y un después. Debido a mi obligado distanciamiento tras los primeros tres años juntos, en mi interior había como un Tesoro escondido.
Me preguntaba: ¿lo encontraré?. Tal tesoro ha sido hallado y sacado a la luz. Ha tomado cuerpo humano, que sois cada uno de vosotros, mis compañeros de hace tantos años.
En vosotros he descubierto muchas cosas. Y por citar alguna, percibir cómo se refleja en vuestra mirada la inocencia de niños; el mismo espíritu sano tan eficaz, de valores humanos, de entrega sin buscar nada a cambio. Todos estos valores prevalecen.
No sólo el tesoro contiene “los recuerdos” interminables y emotivos. Contiene sobre todo el calor humano del que he podido sentir y palpar. No sólo conmigo, sino entre todos.
Unos lazos que difícilmente se pueden ver en otros ambientes: sin intereses, sin competencia, sin maldad alguna. Todo es gozo, felicidad y al completo cada cual alegrándose de los valores y éxitos del resto.
Me encanta cómo cada uno pone en común lo que sabe hacer mejor: quienes llevan a cabo las tareas informáticas, quienes organizan eventos, quienes escriben tan bellos recuerdos y anécdotas, reuniones mantenidas…, quienes captan en fotografías los mejores momentos … Y ahí en medio de todos, el sacerdote Manuel Vida, que conserva la misma “carita en mi recuerdo” de buena persona de pequeño, que transmite paz.
Estoy muy feliz por un día tan inolvidable.
En un momento de la comida me vi abordado, como si de la prensa se tratase, como si persiguieran a cualquier “famosillo”. No sé cómo una armónica tan pequeña pudo aglutinar tantos gozos y bonitos recuerdos sentidos (el primero emocionado yo mismo). De pronto, sin merecerlo, me vi rodeado de un pelotón de “paparazzi”, foto a diestro y siniestro, captando aquel momento que nos transportó a las veladas citadas tan poéticamente por Antonio Gómez.
También gocé con aquellos otros cantos enlazados, que aprendíamos en el gran salón común, para hacer más llevaderas las horas de estudio vigilado. Esas canciones forman parte de nuestra sangre, de nuestro espíritu; de manera que increíblemente salen de nuevo a la luz y las recordamos y seguimos en un único eco acompasado, que a todos nos eleva.
Soy un privilegiado en mi vida. Mis principios dentro de una familia humilde, que se topa con las posibilidades de educación y formación. Abrí mis ojos dejando de ser niño, en aquellos primeros años, con vosotros. Se marcó y grabó mi manera de encauzar la vida, teniendo objetivos, con una formación humana inmejorable, a la vez que se sentaron las bases de una formación cristiana.
Hoy aquí, me siento INMENSAMENTE FELIZ.

¡Gracias por este gran día!

Antonio Adame Rodríguez
Baena, 9 de Abril de 2016. 

11 comentarios:

  1. Antonio, tu felicidad de ese día es la nuestra también. Me emocionó de nuevo, oír tu armónica. Procuremos conservar el tesoro que tan bien describes.
    Un abrazo
    Antonio Gómez

    ResponderEliminar
  2. Amigo Adame, tus palabras reflejan el mismo sentimiento entre todos nosotros. Lo mejor es ir recuperando compañeros que van apareciendo.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido Antonio Adame, tus recuerdos son los recuerdos de todos y más aun para los que menos recordamos, gracias y como empecé bienvenido

    ResponderEliminar
  4. Muchas felicidades a todos los que habéis tenido la suerte de participar en esa reunión fraterna, rememorando el mismo sentir después de toda una vida, demostrando con claridad que no se pierde lo auténtico.
    La esencia de un sentimiento sano de camaradería, de antiguos alumnos seminaristas que no se olvidan de lo que les unió.
    La sana convivencia de aquel centro de formación aun perdura.
    Una satisfacción el leer estas muestras de reconocimiento y de alegría al encontrarse antiguos compañeros.
    Un saludo entrañable.
    Juan Martín.

    ResponderEliminar
  5. Eres un tío grande, Antonio. Tus reflexiones tan afortunadas y tan bien expresadas por escrito nos enorgullecen a todos.

    Un abrazo, tío.

    El Fili

    ResponderEliminar
  6. Gracias Antonio por tu precioso comentario creo que todos nos sentimos identificados en el. Espero seguir en contacto contigo y con todos y deseo que se incorporen algunos mas que andan por ahí.Un fuerte abrazo
    Yamuza

    ResponderEliminar
  7. Aún me siento más feliz al asegurarme que compartimos el mismo sentir.
    El mundo necesita de esto.
    ¡Qué lindo poder pregonar que nos enorgullece estar dentro de un gran grupo que se mantiene unido y fiel a unos principios!
    De nuevo, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Como manifiestan los comentarios has expresado los sentimientos de los participantes en el encuentro de Baena. Yo fui por primera vez y me alegré de ver a compañeros que había perdido de vista desde el Seminario. Afloraron RECUERDOS Y SENTIMIENTOS. Me salí por el foro sin despedirme a las 5.30 por mis obligaciones de Parroquia, con pena de no poder concluir con el resto la magnifica jornada . Que procuraré repetir. Gracias Adame por su aportación. No tenias que haberme distinguido en tu escrito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Antonio, ya te dije en Baena que eres de las personas más queridas y recordadas de este grupo de exseminaristas. Son muchos los momentos en los que hemos recordado tu buen hacer con la armónica y hemos disfrutado de tu presencia. Nos has vuelto a emocionar después de 50 años sin vernos. Gracias. Paco Raya.

    ResponderEliminar
  10. Ustedes son formidables.
    Sois capaces de pasar desde el recuerdo a la vivencia presente compartida.
    Lo dicho: sois formidables.
    Un fuerte abrazo para todos,
    Agustín Madrid

    ResponderEliminar
  11. Que bien sonaba "El sitio de Zaragoza ". Un abrazo

    ResponderEliminar