e-mail: santamariadelosangeles63@gmail.com

sábado, 1 de octubre de 2016

Crónica de una “pachanga” anunciada

REUNION (JUEVERA) DE LOS VICARIANOS CORDOBESES 

(jueves 29 de septiembre, San Miguel, de 2016)

Asisten a la reunión: Manuel Aranda Madueño, Antonio Gómez Ramírez, Antonio Hidalgo Naz, José López Pedrosa, Andrés Luna Prieto, Antonio Luna Rodríguez, Antonio Martínez Rangel, Francisco Moreno Osuna, Andrés Osado Gracia, Rafael Raya de la Mora, Diego Ruiz Alcubilla, Antonio Ruiz Martón, Carlos Samaniego Ortiz, Francisco Sánchez Sánchez y Jesús Yamuza Redondo.

Excusaron su ausencia: Manuel Rafael Muñoz Medrán y Francisco Solano Raya Marqués.

Con la duda “metafísica” sobre nuestras espaldas, llegamos a la JUEVERA de costumbre. En ella se debatió ampliamente el término “pachanga”, como concepto genérico y definitorio de nuestra reunión de los jueves; en contraposición del utilizado por nuestros amigos de la diáspora madrileña. Ya se sabe, la lejanía y el aislamiento, llegan a modificar los usos y costumbres. De ahí al eslabón siguiente al crear figuras dispares y raras como la “pachanga cordobesa” (sic. Charles Darwin) El diccionario de la Real Academia Española, se ha visto en la tesitura y aceptar el término, como eficaz y explicativo, aunque raro: “2. f. coloq. Alboroto, fiesta, diversión bulliciosa” de los vicarianos cordobeses. De ahí, que el término acuñado como “pachanga cordobesa” quede, para la posteridad, grabado con letras doradas.

Con ese consenso… empezamos.

Otro jueves especial, como siempre. Esta vez nos acompañaban amigos de la diáspora almodóvariense, Jesús Yamuza; de la bubionense, Antonio Luna y de la conilense, Rafael Raya. Con su presencia y reconocimiento al esfuerzo realizado, dieron un toque especial al encuentro.

También es de resaltar la invitación (ya son varias la efectuadas recientemente por él, lo que es buena señal) que nos obsequió nuestro amigo Antonio Gómez Ramírez, al coincidir este acto con el aniversario de su nacimiento. Ni que decir tiene que brindamos a su salud y larga vida (y que nosotros lo sigamos celebrando con el… ¿no?)

Otra gran alegría fue la que produjo el volver a reencontrarnos con nuestro sin par y admirado “camarero de la triste figura” repuesto de la dolencia que le tenía apartado de nuestra vista. Quizás noté en su semblante una mueca de sonrisa… ¿habrá tornado su enfermedad su rostro?. Ya lo observaremos la siguiente vez. Pero… ¡Oh gran sorpresa! nos tocó otro camarero, que parecía haber sido armado caballero en la misma escuela que el anterior. No nos ofreció, en toda la larga velada, una sonrisa o algo que se le pareciera. El rictus de su rostro permaneció inalterable. A pesar de los requiebros con lo que le agasajamos… nada de nada. Como suele decirse: ¡que si quieres arroz catalina! Fiel “escudero de la triste figura”. 

Nuestro amigo Andrés Luna se ausentó pronto, bueno pronto es un decir y según con la “mala gente” con quien lo comparemos, como más adelante se verá. Lo hizo cuando sus fuerzas y sus dos (…) no pudieron soportar los fuertes dolores que le invadían. ¡Coño que lo digo: sus dos cojones! ¡Qué tristeza y rabia nos provoca el verlo así! ¡Me cachis en to! Pero si él sigue… nosotros… PA LANTE CON EL.

Continuamos la noche y la “diversión bulliciosa”. Hasta que poco a poco fueron quedando espacios vacios, pero sólo en aquel recinto, que no en los corazones.
No obstante, esa gente de mal vivir, prontos en trasnochar, permanecieron un rato más y más y más (como la canción) Tuvieron la osadía hasta de cambiar de sitio. Si es que como pueden ustedes ver en la foto, no tienen “jartera”. Eso sí, el sitio que encontramos fue fabuloso (como decía el chiste… ¡como pecado grande, pero como sitio, cojonudo!)

Se me olvidaba reseñar que vamos dejando poso allá por donde pasamos. Nos comentó Antonio, el dueño y poco a poco amigo, de Plateros, que quiere hacernos una foto para ponerla en las paredes del recinto. Esperemos que no con el subtítulo de SE BUSCAN.

Hasta la próxima, un fuerte abrazo.

Ahora le mandaré este escrito a Rafael Vilas, el paciente y eficaz, diseñador y productor, para que le de forma, buen hacer y le ponga fotos de Pacomo y algún otro. ¡¡¡Carlitos manda tus fotos!!! Es que Carlitos no tiene arreglo. Se tira toda la noche haciendo buenas fotos y luego nos deja con la miel en los labios!!! Menos mal que es muy bueno, de lo contrario iría al pilón del Potro alguna noche que otra. 

A lo dicho, un fuerte abrazo a todos.

Andrés Osado Gracia

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cada noche es mejor que la anterior, amigo Rafa, gracias al esfuerzo y empeño que poneis en ello. Gracias y un abrazo

      Eliminar
  2. Simplemente ¡¡GENIAL!!, Gracias doctor Osado.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Andrés, sólo deseo lo mejor para ti y si ha servido para entretenerte un segundo me alegro. Un abrazo

      Eliminar
  4. Pues a mi me queda la duda,metafísica, de donde colocar el concepto ese tan elusivo de 'pachanga',lo colocare entre desmadre y pindongueo, en cualquier caso parece ser que cuando os "colocais" no tenéis necesidad de oficina de empleo. Eres único Osado a la hora de poner en brete a tus lectores.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pindongueo o "pendoneo", como dicen por Aragón.

      Eliminar
    2. Pindongueo o "pendoneo", como dicen por Aragón.

      Eliminar
    3. Francisco, es que me junto con esta gente que vale mucho y tiene mucha "guasa", pero lo la de esa que se escribe en el móvil, sino la que se derrama en cada encuentro que tenemos. Lo pasamos genial. Un abrazo

      Eliminar
  5. Amigo Andrés, una crónica excelente adobada además con esas imágenes que nos traen el aroma de Córdoba, envuelto con la entrañable compañía de antiguos compañeros.
    Un abrazo a todos.
    Juan Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las imágines, en este caso se la debemos a Pacomo, luego "quien sabe cuando" veremos las otras, no menos geniales, de Carlitos. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  6. Andrés o. eres un fenómeno. Sin haber estado allí, cuando lo lees parece que si has estado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡HOLA, COLEGA CRONISTA!

      Eliminar
    2. Hola Manolo, a ver si la próxima cuento tambien de tí. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  7. Andrés eres grande. Describes el ambiente y lo acontecido con la realidad de lo que se vivió. Un abrazo. Antonio Gómez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver a lo que nos invitas la próxima vez. Abuelooooooo

      Eliminar
  8. Enhorabuena Andrés por tu crónica. Me he quedado intrigado por el "clon" del hombre de la triste figura...esto lo tienes que investigar en la próxima reunión de la juevera. Aquí está pasando algo raro. Mientras uno recupera algo la sonrisa ya hay otro que ocupa su lugar. ¿No es bastante sospechoso?
    Recibe un cordial abrazo.
    Manolo Jurado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien, detras de esas columnas, debe estar influyendo en el sentir de ese insigne escudero. Un dia de estos, haremos una "queimada" para despejar echizos. Un abrazo.

      Eliminar